miércoles, 5 de junio de 2013

DETRÁS DE LA PUERTA

Detrás de la puerta,
lo que ven mis ojos,
las hojas que no caen
el manto de la tierra,
tus manos de silencio
en mi pecho sonoro
de flores erguido.

Duermen los ruidos
tras la puerta,
y el viento mece
y respira,
hondo, amado,
las pieles vencidas.

Es la quietud del día,
el retraso de la noche,
tras la puerta,
como un tren
que afloja su destino.